Sánchez Roselló critica la improvisación de la JCCM.

IMG_5932-001

En la mañana de hoy, el alcalde almanseño, Javier Sánchez Roselló, junto al concejal responsable del área de Sanidad, Longinos Marí, comparecían en rueda de prensa para trasladar la última hora sobre la situación de la COVID-19 en la ciudad de Almansa.

El Ayuntamiento ha comunicado los datos ofrecidos por las autoridades sanitarias esta misma mañana, “en estos momentos hay 22 personas ingresadas en el Hospital, de las cuales una se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos, aunque se espera que esta persona pase a planta en los próximos días. Tenemos una incidencia de más de 650 casos positivos por cada 100.000 habitantes en el área de salud de Almansa”, informaba Longinos Marí.

El concejal de Sanidad y Seguridad Ciudadana ha explicado que “ha sido un fin de semana especialmente complejo, sobre todo para el sector de la hostelería con medidas demasiado agresivas al pasar a nivel 3. La Policía Local ha desarrollado un intenso trabajo para informar al sector hostelero y al resto de vecinos sobre las nuevas medidas”.

El alcalde de Almansa ha vuelto a llamar a la responsabilidad para frenar el coronavirus con el fin de reducir el número de contagios, “venimos de una situación muy complicada y es muy importante que se adopten medidas. El 6 de noviembre teníamos 113 pacientes positivos en Almansa, 25 en Bonete y 31 en Caudete. El día 13 de noviembre, 175 positivos en Almansa, 49 en Bonete y 15 en Caudete. De 13 ingresados a 18, y a día de hoy 22″.

“Quiero trasladar un mensaje de alarma a la ciudadanía, tenemos que ser muy escrupulosos en la aplicación de medidas. Es responsabilidad individual de cada uno bajar estas cifras; como ciudadanos tenemos la responsabilidad de seguir las medidas que están en nuestra mano y nuestro entorno cercano. Es importante seguir extremando la precaución ante el coronavirus”.

Por otra parte, el alcalde popular ha criticado la improvisación de la JCCM, “el pasado viernes Almansa entraba en nivel 3 con medidas más restrictivas, con gran perjuicio económico para muchas familias de Almansa y de cáracter obligatorio e inmediato; se podrían haber previsto con mayor anterioridad, avisaron tarde. Al menos dos o tres días de antelación habrían ayudado a que los bares y restaurantes de la ciudad no llenaran sus neveras para afrontar el fin de semana. No se puede jugar así con los intereses económicos de tantas familias que viven de ello. Representantes de la hostelería me pidieron que trasladara este mensaje porque es cierto que no se puede actuar con tanta improvisación”.

“Además, es muy importante que la JCCM especifique las diferentes casuísticas que se pueden dar en torno a la actividad deportiva, ya que hay muchísimos problemas que se le han trasladado a la propia Consejería de Sanidad y siguen repitiéndolos. Con esta desinformación se causa un problema muy importante a los usuarios, trabajadores, Ayuntamientos, etc.”, finalizaba Sánchez Roselló.

Compartir

Dejar Respuesta

Deberías registrarte aquí para realizar un comentario .